El punto de partida de este fantástico trek se encuentra en el monasterio de Tsurphu (Tsurpu), a unos 60-70 Km. al noroeste de Lhasa y a 4480 metros de altitud. Fue fundado en el año 1187 por el primer Karmapa, Dusum Khyenpa, líder de la secta Karma Kagyu (Secta del Sombrero Negro). Aunque el actual Karmapa vive exiliado, sigue siendo la “sede” de esta importante escuela del Budismo Tibetano.

La primera etapa sigue una cómoda pista –transitable también para vehículos– valle arriba hasta Leten (5090m.); un pequeño asentamiento nómada permanente que se vio muy dañado por un terremoto reciente. Desde aquí, y ya sin sendero evidente, se corona el paso de Lasar La (5400m.) y se atraviesan remotos valles en los que pastan tanto el ganado como la fauna salvaje. Finalmente, y con la presencia de la Cordillera del Nyenchen Tanglha al otro lado del valle, se alcanza el Convento de Dorjeling, punto final de la mayoría de los programas que se ofertan.

Un trek muy recomendado para aquellos que disponen de pocos días y quieren aproximarse a la cultura nómada tibetana a la vez que disfrutan de los auténticos paisajes tibetanos.

Trek Tsurphu-Yangpachen

Días necesarios: 4-5 días (i/v desde Lhasa)
Altitud máxima: 5405 metros
Itinerario recomendado:
D1. Lhasa – lago Namtso
D2. Lago Namtso – Tsurphu
D3/5. Trekking Tsurphu – Dorjeling y vuelta a Lhasa.

Si ya se ha aclimatado previamente, puede ser más interesante hacer primero el trek y hacer noche en el lago Namtso tras visitar el Convento de Dorjeling. Es conviente especificar la visita al Monasterio de Yangpachen, ya que muchos viajeros suelen dar por asumido que está incluida y no es así. También es combinable con el Trek Ganden-Samye.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

###
Durante mi paso por estos valles destacaron tres grandes anécdotas: en la primera tuve el honor de que el heredero de la saga de reyes locales me hiciese de chófer por razones que no puedo explicar y, en la segunda, que por culpa del niño que aparece en una foto acompañado de una monja tuviera el inmenso privilegio de tener una divertidísima audiencia privada con el Lama del Monasterio de Tsurphu. La tercera anécdota implicó ejercer de enfermero siguiendo las instrucciones de mi médico de cabecera vía Whatsapp para aliviar la infección de una de las monjas del convento de Dorjeling (¡gracias Sonia!).

¡Suscríbete a la lista de correo!
Recibe todas las novedades directamente en tu e-mail