Intoducción

Hoy en día el Tíbet que conocemos forma parte de China y oficialmente se le denomina Región Autónoma del Tíbet (TAR en inglés), aunque los chinos utilizan el nombre de Xīzàng (西藏). Además, hay otras regiones limítrofes que forman parte del Tíbet histórico. Son zonas de las provincias chinas de Yunnan, Sichuan, Qinghai y Gansu. Otras zonas fronterizas también están muy influidas por la cultura tibetana. Esta guía se centra en el acceso a la Región Autónoma del Tíbet (RAT).

La RAT no fue abierta al turismo hasta el año 1984. Y desde 2008, después de un seguido revueltas, protestas y manifestaciones de los tibetanos, se ha restringido mucho el acceso al turista extranjero.

Actualmente es necesario un permiso especial de entrada para poder acceder al Tíbet. Adicionalmente, se necesitan otros permisos según la zona concreta que se quiera visitar. Es decir, no es posible viajar libremente por el Tíbet.

Visitar el Tíbet siempre había sido una de mis ilusiones desde pequeño y desde hace años tengo el privilegio de vivir esa aventura anualmente. Su situación política y la desinformación generalizada que existe me animaron a escribir esta pequeña guía basada en mis experiencias personales y mantenerla actualizada desde entonces.

A lo largo de mi primer viaje por China fueron muchos los mochileros que me contaban cómo desistieron en su intento de acceder al Tíbet por las informaciones confusas y/o precios desorbitados de algunas agencias.

Rápidamente te das cuenta de que, con la información apropiada, se hace todo más fácil. Debido a la situación cambiante, actualizaré la guía rápidamente con las últimas informaciones a medida que sucedan. Lo que aquí explico está confirmado a día de hoy (ver fecha de actualización).

Varios viajes después y tras haber ayudado a cientos de viajeros a cumplir sus sueños, finalmente decidí aceptar la propuesta de colaboración de una agencia de viajes internacional. Tras dos años con ellos, diseñando y coordinando todos sus viajes con destino al Tíbet, decidí fundar mi propia agencia de viajes especializada en las zonas tibetanas del Himalaya: Mundo Tíbet. También acompaño a un reducido número de grupos. Si necesitas ayuda para conseguir los permisos, puedes ponerte en contacto conmigo.

Infraestructuras

A pesar de los esfuerzos del gobierno chino por mejorar las infraestructuras, aún queda mucho trabajo por hacer. Las carreteras no son de lo mejor, pero la de la Amistad está asfaltada. Aunque en algunos puntos estaba cortada por algún derrumbamiento o movimiento de tierras.

El agua caliente y la calefacción es un lujo que ni la mayoría de los hoteles de 3 estrellas de Lhasa tienen. Los baños suelen ser apestosos y bastante desagradables a la vista. La electricidad y el agua corriente no están siempre garantizados.

Los niveles de calidad no se asemejan en nada a los de occidente. Un cuatro estrellas puede parecerse perfectamente a una de nuestras pensiones más cutres.

ATENCIÓN: CAMBIOS DE NORMATIVA
El Tíbet vuelve a estar abierto al turismo extranjero.
La Embajada de China en Nepal ha anunciado que no se expedirán visados del 18 de septiembre al 29 de octubre.
La Oficina de Turismo del Tíbet ha comunicado que no se expedirán permisos del 18 al 28 de octubre. Los grupos que tuvieran ya aprobados sus permisos en esas fechas tendrán que abandonar Tíbet antes del 18 de octubre o llegar a Lhasa pasado el 28 de octubre obligatoriamente. Esta orden afecta a todas las agencias de viajes.

1. Se necesitan un mínimo de 20-25 días de antelación sobre la fecha de llegada para iniciar la tramitación de los permisos. Antes si se desea visitar zonas como la del Mt. Kailash. En muchas ocasiones no se aprueban hasta 2-3 días antes.

2. Los grupos pueden estar formados por 1 persona y no es necesario que sean de la misma nacionalidad.

3. No se concede visado de grupo para visitar Tíbet desde Nepal para todos aquellos que tengan un visado de los siguientes países en su pasaporte: Agfanistán, Irak, Irán, Pakistán, Siria y TURQUÍA. Oficialmente para etancias de más de 30 días desde 2015 (aunque pueden dar problemas aún habiendo estando menos tiempo).

4. Por orden reciente de la embajada, se anulan las solicitudes urgentes y se necesitan un mínimo de 3 noches en Katmnadú para obtener los visados China-Tíbet (incluyendo días laborables; es decir, presentando solicitud un lunes se expide el visado el miércoles siguiente).

Es muy importante tener un plan B por si no llegan a tiempo. Debido a la situación cambiante que actualmente existe, no confies en que podrás viajar al Tíbet hasta que tengas los permisos en tus manos.

Última actualización: 15 de septiembre 2017


TERREMOTO NEPAL-TIBET 25 de ABRIL 2015
Un gran terremoto afectó a Nepal y Tíbet

1. La situación se ha normalizado. No dejes de visitar Nepal, es el mejor momento para ir. El turismo se ha resentido completamente en 2015 y toda aportación es poca. ¡Ayuda a Nepal!

2. La región fronteriza entre Nepal y Tíbet se ha visto afectada. La carretera Nyalam-Zhangmu quedó muy dañada y actualmente está cerrada. Por lo tanto, no se puede entrar/salir de Tíbet cruzando el Puente de la Amistad. Zhangmu (Dram) fue completamente evacuada. El resto del Tíbet está INTACTO.

3. La Oficina de Turismo del Tíbet ha confirmado que se ha abierto el puesto fronterizo de Kyirong / Rasuwa Gadhi al turismo extranjero permitiendo así el paso por carretera entre Tíbet y Nepal. Es decir, se restablece la conexión terrestre con Nepal. Además de la conexión aérea con Lhasa, se puede entrar y salir del Tíbet por carretera vía Nepal.

4. Para obtener información actualizada, contacta conmigo por mail.

Más info en Facebook o Twitter.

MUY IMPORTANTE

1. El Tíbet no es un destino barato.
2. Dicho de otra manera: el Tíbet es un destino caro.
3. Las infraestructuras son precarias.
4. Sé consciente de a dónde viajas y la situación que se vive allí.
5. Es obligatorio contratar un tour para conseguir el permiso de entrada (con 1 mes de antelación).
6. Es muy importante tener un plan alternativo. No confies en que podrás viajar al Tíbet hasta que tengas los permisos en tus manos.

¿No sabes cómo entrar ni qué visitar en el Tíbet? Más info aquí.

¿Buscas compañeros de viaje al Tíbet para formar un grupo? Más info aquí.

Permisos de entrada

Para poder acceder al Tíbet no tendrás suficiente con un visado chino. Es necesario solicitar un permiso especial al gobierno que sólo conseguirás a través de una agencia de viajes.

Hay gente que dice que se puede entrar sin permisos. Mi experiencia me dice que no. En los controles del aeropuerto lo piden antes de poder embarcar. Además, necesitarás otros para salir de Lhasa. A lo largo de tu ruta pasarás varios controles que comprueban que todos los permisos están en regla. Sólo aquellos pocos intrépidos que se mueven por tierra con sus propios medios y van saltándose los controles de carretera consiguen hacerlo.

Si optas por ir en tren, no necesitas el original. Con llevar una copia vale. Pero si vas en avión sí que necesitas el original. Para ello debes indicar a la agencia una dirección (dentro de China) para que puedan mandarte los permisos. Te recomiendo que avises al hotel de que esperas una carta. Este gasto corre normalmente de tu cuenta.

Para pedir los permisos tienes que enviar escaneado el pasaporte y el visado chino. Muchos mochileros iban a Chengdu para tramitarlo en persona, pero yo lo hice a través de internet y no tuve ningún problema. Actualmente hay que tramitarlo con al menos 20 días antelación.

Acceder al Tíbet desde China

La forma más cómoda y sencilla es en avión. Una vez tengas los permisos podrás comprar los billetes en cualquier agencia china. Si prefieres hacerlo con cierta antelación a través de internet, yo los compré en viajar.com y no tuve ningún problema. En un primer momento lo hice a través de elong.net pero al minuto de llegarme la confirmación de la reserva me llamaron diciéndome que no podían vender billetes con destino a Lhasa a extranjeros. Para el resto de vuelos internos no hay problemas.

También es posible llegar a Lhasa en tren. Es un viaje de unas 48 horas repartidas en tres días desde Beijing (Pekín) o Shanghai. Fue toda una experiencia para mí. Era el único occidental en litera dura, junto a otro más que viajaba en butaca. Los demás viajeros sentían una curiosidad que propició muchas anécdotas. El resto de occidentales viajaba en litera blanda separados del resto por el vagón restaurante.

El único problema de viajar en tren es conseguir los billetes por tu cuenta. Existen mafias que compran todas las plazas y te obligan a ir a la reventa. También suele suceder que las agencias tienen reservadas la mayoría de las plazas. Te sugiero que le preguntes a la agencia que contrates si puede comprártelos. A mí me fue imposible conseguir un billete para la ida y por eso fui en avión y volví en tren.

Si volviese, que volveré y ya han sido varias veces, será en avión. Pasar tantas horas en un tren es incómodo y pierdes mucho tiempo.

Existen tres tipos de billete: litera blanda (soft bed), litera dura (hard bed) y asiento duro (hard seat). La diferencia entre litera blanda y dura, además del precio, es que en las primeras van cuatro camas por camarote y cerradas con puerta. Las segundas son seis y sin puerta. El comfort de ambas es la misma (así fue en todos los trenes que cogí en China).

Nota: los únicos baños de estilo occidental están en el vagón de literas blandas.

Paquetes turísticos

Nadie te va a facilitar los permisos de entrada si no contratas un tour con ellos. Es por ello que estás obligado a contratar un tour que incluya como mínimo: guía, conductor y jeep. Sí sólo vas a visitar la capital, Lhasa, con el guía basta.

Puedes ir solo o en grupo. Aunque te resultará mucho más barato compartir los gastos con otros viajeros. Se puede pedir un itinerario a medida siempre que el gobierno chino no tenga prohibido el acceso a esa zona concreta. El tamaño del grupo que suele optimizar el coste es el de 4 personas (si viajas en jeep).

Contratar a un guía no significa estar vigilado las 24 horas del día. Se encargará de la búsqueda de alojamiento, de lugares donde comer y te acompañará durante la visita de monasterios u otros lugarés de interés. Tendrás bastante libertad para moverte por donde quieras una vez hayas llegado al lugar en el que pases la noche. Sólo insistirá en que no visites los monasterios por tu cuenta.

Las distancias son enormes. Así que deberás estar preparado para viajar durante muchas horas al día en coche. Si no estás dispuesto a ello, revisa bien tu itinerario con un buen mapa del Tíbet antes de contratarlo.

Antes recomendaba viajar sólo en jeep, pero útlimamente las carreteras principales han mejorado mucho y están en buen estado. También puedes alquilar algún tipo de minibus o furgoneta según prefieras. Ten en cuenta que seguramente los vehículos no serán último modelo. Y si quieres viajar bien ancho, déjalo claro. Un jeep tiene un espacio limitado y no sobra nada si tienen que ir en él 4 personas + guía y conductor + maletas. En 2014 se declararon obsoletos la mayoría de los Jeeps con licencia turística (prorrogado hasta finales de año). Ahora es complicado y caro contratar uno de estos vehículos.

Acceder al Tíbet desde Nepal

En primer lugar tienes que estar seguro del itinerario que quieres hacer ya que, una vez esté confirmado, obtendrás un visado con una validez exactamente para el mismo número de días. El visado será válido para todas las personas que conforman el grupo y no se podrá separar individualmente. No se podrá extender una vez estés en el Tíbet.



Una vez tengan copia de tu pasaporte y el itinerario, enviarán la solicitud a la embajada china en Nepal. Su agencia de viajes “amiga” en Nepal irá a la embajada a recoger el visado con tu pasaporte original. 

Existen tres tipos de visado en función de los días necesarios para su tramitación:

– Normal: 1 semana
– Urgente: 3 días
– Muy urgente: el mismo día

Actualmente se deben dedicar un mínimo de 4 días en Nepal para tramitar el visado. Día de llegada, dos días laborables completos y al cuarto ya se puede viajar al Tíbet. Personalmente puedo conseguirlo en 3, pero no es siempre es posible.

Contactos locales

Desde hace años disfruto de un contacto diario con mis amigos tibetanos en la distancia y, por suerte, mucho más cercano en mis múltiples viajes al Tíbet. Inicialmente les ayudaba de una forma un tanto “pasiva”: simplemente facilitaba el camino a aquellos que tenían la ilusión de poder acceder al Tíbet. Pero desde 2012 también lo hago de forma activa gracias a las agencias locales e internacionales con las que colaboro. En 2014 decido abrir mi propia agencia de viajes especializada en el Tíbet. Ahora, afortunadamente, paso gran parte del año en Lhasa.

Próximamente diseñaré varias rutas que, bajo mi experiencia, creo que son las que pueden mostrar mejor la cultura, modo de vida y el entorno del pueblo tibetano. Como me llevará un tiempo, no dudéis en contactar conmigo si deseáis que os prepare un itinerario a medida o os resuelva cualquier duda.

EVITA MALAS EXPERIENCIAS. RECOMENDACIONES:

1. Contrata lo mínimo: permisos, guía, conductor y jeep

Para evitar problemas con el alojamiento, las comidas y las comisiones en los billetes de tren o avión, no contrates un tour con todo incluído. Déjate asesorar por la agencia o tu guía, pero decide tú dónde quieres comer o dormir. Obviamente, contratando a una agencia internacional tendrás más garantías sobre los servicios ofrecidos. Aunque ten especial cuidado con aquellas con sede en Nepal o que contratan el paquete turístico sin ser especialistas en este destino.

2. Acude a empresas tibetanas de confianza

Busca información en otros blogs y foros de internet. Consulta guías especializadas como la de Footprint o Lonely Planet. Y si prefieres contratar tu viaje en una agencia occidental, asegúrate de que apoya directamente a guías locales tibetanos (sólo trabajo con personal 100% tibetano).

3. Pide varios presupuestos

Las cosas allí no funcionan como aquí. Parece obvio, pero no lo es. Antes de contratar nada, exige que se te detallen todos los servicios incluídos en el paquete, incluso si es un “todo incluído”, así como el itinerario por escrito. Da por sentado que si no está en ese presupuesto, deberás pagarlo a parte.

4. Habla las cosas tranquilamente

No ganarás nada discutiendo con ellos. Culturalmente son muy diferentes, así que intenta ponerte en su lugar. Ellos no serán capaces de entender que en occidente las cosas funcionan de otra manera. Eres tú quien se tiene que amoldar. Sé respetuoso.

5. Las propinas no son obligatorias, pero ayudan mucho

Es de lo más habitual dar propinas al conductor y, sobre todo, al guía si ha hecho bien su trabajo. Su comida y alojamiento deberían ir incluidos en el paquete que te han vendido si no te especifican lo contrario.

6. Ten un plan alternativo

La inestabilidad política del Tíbet hace que hayan cambios continuamente en la normativa hacia el turista extranjero. Todo puede cambiar de un día para otro. Es muy recomendable planificar un viaje alternativo a otra destinación fuera del TAR por si no es posible conseguir los permisos de entrada. No confíes en que podrás viajar al Tíbet hasta que tengas los permisos en tus manos.

Es muy probable que hasta el día antes de viajar hacia el Tíbet no sepas si podrás acceder. Los permisos de entrada se tramitan con un estrecho margen de tiempo y no siempre llegan a tiempo. Es muy buena idea contratar un seguro a la hora de reservar los billetes de avión a Lhasa.

7. Mal de altura

Uno de los mayores miedos antes de viajar al Tíbet es sufrir de mal de altura. Cada persona reacciona de forma diferente y no hay nada que garantice que no se vaya a padecerlo. Pero si se hacen las cosas con calma no llega a ser nada grave para la mayoría de gente. Un itinerario diseñado para una buena aclimatación a la altitud es clave.

Los síntomas más comunes son: fatiga, falta de aire, dolor de cabeza, falta de apetito, insomnio, náusea y vómitos. Como es un tema serio, si te preocupa, es mejor que consultes a tu médico. Simplemente advertirte que viajar en tren no te aclimata a la altura. El primer día dalo por perdido y descansa. No hagas esfuerzos. Bebe frecuentemente durante todo el viaje, evita el alcohol y sigue los consejos de tu guía.

8. El Tíbet no es un destino para todo el mundo

Valora si este destino encaja con tus preferencias a la hora de viajar. Muchos viajeros se quejan de las infraestructuras, hoteles, lavabos, comida, distancias, etcétera. Las condiciones mejoran año tras año, pero no es un destino para un perfil de turista tradicional que normalmente viaja por países con un sector turístico fuertemente desarrollado.

¿Dudas?

Podéis dejar vuestras dudas y preguntas en los comentarios. Intentaré responderlas o informarme para poder ayudaros. A su vez servirán para mejorar la guía con vuestras experiencias. Si lo preferís, también podéis escribirme directamente a mi mail: alfonsopara @ gmail.com.

Comentario final

Cuando detallo crudamente algunas de las incomodidades que te puedes encontrar lo hago conscientemente debido a que algunas de las personas que han visitado el Tíbet suelen hacer críticas al respecto. Intento transmitir que, pese a esas incomodidades, vale la pena visitar este lugar del planeta tan espectacular. Aunque eso sí, debes valorar si este destino encaja contigo.

El primer borrador de esta guía fue escrito en 2009 y se ha ido actualizando puntualmente desde entonces.

¡Suscríbete a la lista de correo MUNDO TIBET!
Recibe todas las novedades acerca del Tíbet directamente en tu e-mail